AFICIÓN DEL LEÓN

Manuel Becerra y un apoyo emotivo hacia el Club León: “Te dan ganas de llorar por la emoción”

La pasión por la Fiera no conoce fronteras y con un enorme cariño hacia el pasado, viajará hasta Los Ángeles para apoyar a su equipo.

Manuel Becerra y una pasión indescriptible por el Club León. Créditos: Manuel Becerra.
Escrito en LA BARRA el

El reloj marca las tres de la tarde con quince minutos cuando la onda de su voz comienza a transportarse a más de dos mil kilómetros de distancia para llegar a una ciudad que añora con suma emotividad y nostalgia.

Aunque la diferencia horaria es de sólo una hora, en la temperatura se siente el mismo tenor aún y cuando la comunicación simplemente sea telefónica, pues mientras en su ciudad actual marca los 35 grados centígrados, en su tierra natal marca los 34. 

Con una recalcable amabilidad que se desprende de su voz, Manuel Becerra habla con SoyFiera acerca de la enorme y emotiva pasión sobre su adorado Club León, institución a la que apoya con toda su alma por una historia de trasfondo bastante sentimental.

“Desde muy chico comencé a jugar futbol y mi papá me llevaba a los estadios a ver a jugadores como “Chino” Estrada y Roberto Salomone. Era un enorme sentimiento poder jugar en las preliminares (Fuerzas Básicas) con las leyendas del llano en la ciudad”, sentencia con cierta alegría en su voz. 

Salomone en su etapa como goleador de la Fiera. Foto: Mexsport.

Su infancia la vivió muy diferente a la de ahora: alejada del aparato que ahora lleva consigo en el oído para platicar acerca de estas vivencias que, de forma sentimental, añora con mucho cariño. 

Los avances tecnológicos parecían impensables cuando se encargó de cimentar la leyenda de “Motorcitos” en el futbol llanero de León, escuadra en la cual pudo conocer a leyendas locales como “Puercas” González, Martín Guerrero y Juan y Alfredo Galindo, entre otros tantos. 

“Jugábamos los sábados, domingos, lunes y miércoles y no te pagaban hasta que se acababan las cervezas, pero en ese tiempo comencé con problemas económicos y bueno, mi hermana convenció a mi hermano Gerardo Becerra, quien ya estaba en los Estados Unidos, para que me llevara allá y saliera de los problemas”, recuerda con emoción. 

Y fue justamente así como comenzó su historia en territorio estadounidense, con bastantes cambios en su vida que le provocaron una mejora en su persona para superar los obstáculos que se le fueron presentando en su estancia en Los Ángeles

Su vida podrá haberle hecho cambiar en varios aspectos, pero jamás pudo borrarle una pasión que persiste en su vida aún y cuando el tiempo siga con ese avance inexorable.

“Siempre que venían los íbamos a ver, recuerdo una vez que Martín Peña me regaló su camiseta, pero te lo digo: siempre me ha gustado ver al León y con el sistema de cable que tengo muy rara vez me pierdo sus partidos”. 

La construcción de su pasión en una 'combi'

Su pasión por la Fiera no conoce fronteras y tratando de ejemplificar en lo material aquella característica, tiene consigo algo invaluable para su persona al haberlo conseguido como un sueño que se creó desde niño. 

“Recuerdo que cuando era chico trabajaba en un taller de zapatos y todos los viernes el señor se iba en su combi para vender. A mí jamás me llevó con él, pero desde esos días me propuse que un día tendría mi propia combi”. 

Y así fue. 

Allí, en un territorio que ha acogido como su hogar, encontró la oferta con un señor que, al escuchar su historia, no dudó en entregársela a un buen precio. 

Manuel a lado de su icónica combi. 

Con el automóvil como parte de sus pertenencias, Manuel decidió hacer algo sumamente emotivo con adornos que emanan nostalgia para dentro de sí. 

“Empecé a decorarlo con el color verde y le puse cosas que me recuerdan a mi vida allá en Léon. Me provoca un enorme sentimiento de amor y nostalgia”. 

Collage de fotos propias, la leyenda “El Tri”, el escudo pintado del Club León, la figura de Antonio “La Tota” Carbajal al interior de la puerta derecha del auto, pegatinas de máscaras de luchador y de los Halcones de Arizona y Dodgers de Los Ángeles, le dan vida a una pintoresca combi que ostenta con mucho amor y dedicación. 

La figura de La Tota Carbajal al interior de su auto. Foto: Manuel Becerra.
Un sinfín de pegatinas le dan color a este auto. Foto: Manuel Becerra.

Por la gloria en Los Ángeles

Este automóvil es simplemente un ejemplo más del amor que siente por la institución verdiblanca, una a la que no dejará de alentar en el momento más importante de sus casi 80 años de vida. 

Sin importar los más de 550 kilómetros de recorrido, Manuel viajará desde Arizona hasta Los Ángeles para ser testigo de la final de la Concachampions 2023. 

“La afición está muy entusiasmada por acá, hay buena cantidad de leoneses que en partidos de liga se juntan para ver los partidos junto a una carnita asada”. 

Consciente del partido histórico que está por disputar su equipo, la emoción es indescriptible dentro de un corazón que estará pintado de verde y blanco hasta la eternidad. 

“Siento mucha pasión. Hasta te dan ganas de llorar por la emoción. Me siento como cuando regresé a León después de tanto tiempo, desde que veía a la ciudad en el avión se me derramaron las lágrimas”, dice con emotividad. 

La pasión por la Fiera lo ha acompañado a todos lados. Foto: Miguel Becerra.

Aunque reconoce un poco de decepción por el agónico gol del cuadro californiano en su tierra natal, reconoce el buen sistema de Nicolás Larcamón para hacerle frente a un LAFC que suele crecerse en su casa frente a una afición que, con el pasar de los años, ha ido en aumento. 

La labor no será sencilla al tener a un rival tan intenso enfrente y, por ello, Manuel Becerra manda un mensaje sentimental y contundente hacia los once jugadores que saldrán al campo para disputar la gran final.

“Tienen en sus manos la posibilidad de crear una nueva historia en León. Mucha gente está sacrificando mucho y está dando más de lo que tiene por ir a verlos. Por ellos tienen que luchar. Piensen en ellos cuando estén jugando el partido”, concluyó.

Load more...