PELÉ

Sergio Padilla y su historia con Pelé en la inauguración del Glorioso

Luego de vivir la experiencia con solo cinco años de edad, una anécdota con El Rey del Futbol persiste nitídamente en su recuerdo.

La foto de Sergio con Pelé.Créditos: Sergio Padilla Ascencio.
Escrito en LEYENDAS el

El mundo era tan distinto en 1967: la tecnología estaba tan alejada de la vida cotidiana que era hasta imposible imaginar la importancia que tomaría con el pasar de los años. 

Sin embargo, aunque la revolución no era tecnológica, una en específico cimbró a todo el mundo deportivo por el cimiento de una leyenda que cambió para siempre la manera de jugar al futbol: Edson Arantes do Nascimento, mejor conocido mundialmente como Pelé

El astro brasileño, quien ya sumaba más de 300 goles con la camiseta del Santos de Brasil, viajó más de seis mil kilómetros para cimentar la historia de un nuevo recinto deportivo en la ciudad leonesa: el Nou Camp, también nombrado como “El Glorioso” y, seguramente él, es uno de los responsables de este apodo. 

Una anécdota imborrable

Las filas eran interminables y la afición estaba desatada, pues aquel 1 de febrero de 1967 se escribió una historia imborrable en la ciudad: la inauguración de un nuevo recinto con la presencia de Pelé, quien con Santos de Brasil jugó ante River Plate el primer partido en la historia del Estadio León. 

Los precios para ver el juego inaugural del Estadio León.

Entre una multitud ensordecedora, se gestó una anécdota que, a 55 años de distancia, sigue nítida en la memoria de Sergio Padilla Ascencio por la relevancia del hecho al formar parte importante del espectáculo. 

“De verdad no sé qué relación tuvo mi papá en aquel entonces, pero en aquella transición de La Martinica al Estadio León yo fui la mascota del equipo y claro, allí estuve en aquella ocasión”. 

Con una voz que demuestra añoranza por la experiencia disfrutada, ‘Checo’ hace una introspección en su memoria y, con suma exactitud, recuerda cada detalle de una foto icónica con el apodado “Rey del Futbol”. 

Fue un miércoles por la noche cuando aquel niño de cinco años de edad arribó al novedoso recinto con un peinado peculiar, pues los geles para el cuero cabelludo todavía no llegaban a la vida y, por ello, Rosa Lemus González, su nana. a quien recuerda con mucho cariño, usó jugo de limón para peinarlo con el clásico ‘tupé’ de la época. 

“Para entrar al estadio por el lado de los vestidores, recuerdo que era una larga escalera, la cual subí hasta ras de pasto para llegar a la cancha y tomarme esa icónica foto con Pelé”. 

Con mucho cariño, ‘Checo’ relata la pequeña travesía para inmortalizar la foto con una de las leyendas más grandes de todos los tiempos. 

“Pelé me quiso cargar para la foto, pero ya estaba un poco pesado con mis cinco años, así que me puso sobre la base de las escaleras donde Gabino Reyes Arías, famoso fotógrafo de deportes de aquella época, tomaría el retrato para el recuerdo… mi recuerdo con el mejor jugador de la historia”.

El Glorioso y la historia contada

Con 25 mil almas reunidas en un solo recinto, la historia del Glorioso comenzó a escribirse con letras de oro desde sus primeros 90 minutos de futbol. 

Por si fuera poco, el astro brasileño iluminó un campo nuevo con su gol desde los once pasos en la portería que, al día de hoy, se caracteriza por tener la Puerta 10 a sus espaldas. 

La historia de Sergio Padilla Ascencio simplemente es una de las miles que, inculcaron en Pelé, un amor inmenso hacía México, pues se sintió como en Brasil, su país natal que, incluso en aquel inicio de mes, estuvo presente en el campo. 

“Mi mamá me recortó el banderín de Brasil con su escudo de uno de los banderínes que teníamos por el Mundial de Inglaterra 1966 y lo cosió a mi sudadera blanca”. 

Así, la historia se inmortalizó en la historia deportiva de León, Guanajuato. 

Load more...