LUIS MONTES

Luis Montes y la lesión que mató el sueño mundialista: ‘Si lloraba, no me iba a curar’

Se cumplen 8 años de la lesión con Selección que casi le cuesta la carrera

Montes y la tarde más difícil de su carrera.
Escrito en LEYENDAS el

El futbol es el deporte más hermoso del mundo, pero también el más injusto. Miles de infortunios a lo largo de la historia de este deporte han dejado con el corazón dolido a múltiples jugadores que, por una circunstancia u otra, se diluye un sueño por cumplir. 

Luis Montes, el mediocampista esmeralda, es uno de aquellos tantos casos en el balompié y todo ocurrió un 31 de mayo del 2014, cuando a escasas semanas de vivir el sueño mundialista, el infortunio más grande de su carrera diluyó el sueño que se convirtió en pesadilla. 

La ruptura en un amistoso

Fue en una tarde de sábado en tierras estadounidenses donde México encaró su segundo duelo de preparación ante Ecuador de cara a Brasil 2014. 

Sobre el pasto sintético del AT&T Stadium ubicado en Texas, México ganaba 1-0 cuando, al minuto 35 de partido, Luis Montes sufrió la lesión más grande de su carrera al romperse la tibia y peroné de la pierna derecha tras un encontronazo con el defensor ecuatoriano Segundo Castillo quien, dicho sea de paso, también salió lesionado de gravedad. 

Montes segundos después de la lesión.

Fueron cinco minutos en los que Montes no lo podía creer. Las lágrimas invadieron sus ojos y la frustración e impotencia eran superlativas. Se le iba uno de los sueños más grandes de cualquier futbolista: asistir al evento más grande del futbol mundial. 

Sus compañeros tampoco lo podían creer.

Reponerse de la adversidad

En abril 2018, previo al Mundial en Rusia, el ‘10’ esmeralda habló sobre aquel momento que cambió su carrera por completo. 

“El primer día que me lesioné solamente quería ver a mi esposa y me desahogué con ella y al siguiente día le dije que ya no podía hacer nada, porque si me pongo a llorar no me voy a curar. Lo hecho, hecho está”, declaró en una entrevista para la página oficial del Club León. 

A pesar del momento amargo que vivió, cumplió una parte de su sueño y aunque no experimentó jugando la justa mundialista, le dejó un buen aprendizaje: 

“Cuando se me da la oportunidad y me pasa eso dije, ‘bueno, yo me demostré a mí mismo y a mucha gente—más que nada a los niños—, que sí se puede’. Los sueños sí se cumplen y dependen de uno mismo”. 

A ocho años de la lesión

2922 días después de aquella tarde de pesadilla, Montes se encuentra en la parte final de una carrera esmeralda muy fructífera.

¿Pudo haber brillado en Brasil 2014? Quizás sí, quizás no. Al final, el destino futbolístico así dictaminó el de Luis Montes, una de las leyendas de la institución esmeralda con cinco títulos en 12 años enfundado con la camiseta del Club León.