CLUB LEÓN

Un mediocampo de leyenda, el motor del ascenso del León en 2012

En aquel icónico certamen, estos seis hombres brillaron con el Club León

El mediocampo histórico de León en 2012.
Escrito en LEYENDAS el

En aquel plantel que en 2012 pudo regresar al Club León donde se merece, el mediocampo esmeralda jugó un papel determinante para construir y culminar el juego con el último pase. 

Fueron seis hombres que construyeron los cimientos con el Ascenso y tiempo después se consagró con un Bicampeonato histórico para el futbol mexicano. 

Luis Arturo Montes Jiménez

De los más recordados es Luis Montes, pilar en el medio sector, aunque aún sin ser el ‘10’ protagonista que todos han conocido en el máximo circuito. 

Más como un volante versátil por derecha, “Chapito” se ganó la titularidad en el cuadro de Matosas al disputar 10 partidos en el once inicial de los 14 que jugó en total y donde, además, pudo cosechar cinco anotaciones. 

Luis Montes fue determinante para Matosas.

En la fase final de aquel Clausura 2012 fue la columna vertebral del equipo al disputar los seis encuentros que sobrepasó la Fiera para lograr el regreso a Primera División. 

La única anotación que registró en esa Liguilla fue quizás el más importante, pues su gol en Puebla ante Lobos BUAP significó el empate 3-3 para firmar un icónico regreso en la final del circuito. 

José Juan Vázquez

Llegó como un auténtico desconocido, pero se marchó como toda una leyenda del ascenso. “Gallito” Vázquez fue el orquestador de aquel mediocampo esmeralda tras llegar procedente del Celaya FC. 

Vázquez fue un todo terreno como contención que disputó casi todos los minutos posibles del torneo regular con un total de 1,215 minutos jugados. Solamente en el último partido de fase regular ante Mérida jugó 45. 

¿Su rendimiento en Liguilla? Fascinante y sorprendente. Jugó absolutamente todos los 540 minutos disponibles en aquellas series de semifinal, final y final de Ascenso.

"Gallito" se convirtió en todo un fuera de serie.

Sin aspavientos ni reflectores, este mediocampista multifuncional fue la voz que comandó el orden y la cordura en la contención esmeralda. 

Carlos Alberto Peña Rodríguez

Con esa característica melena rizada, “Gullit” maravilló a propios y extraños por el nivel superlativo que llegó a alcanzar siendo jugador esmeralda en el circuito de plata. 

13 partidos disputados y tres goles en la campaña regular con doblete incluido, Peña era ese mediocampista que todo defensor central no quiere enfrentar, pues era tan peligroso que, en el momento menos esperado, ya estaba preparado para rematar. 

Carlos Peña se convirtió en el ídolo de una ciudad entera.

La inercia de este jugador fue tan sobresaliente que, con toda la atención enfocada sobre él, firmó una liguilla perfecta con los seis partidos jugados y donde se destacó su gol en la final ante Lobos Buap (4-0) y el que comenzó la fiesta ante Correcaminos en el Nou Camp (5-0). 

Veloz e inteligente, Carlos Peña se convirtió en el alma del cuadro felino con un inmenso amor por el escudo y la ciudad. 

Hernán Darío Burbano 

“Piri” dejó su natal Colombia para consagrarse en el Club León de la mano de un entrenador que siempre confió en él y jamás desistió por sus grandes cualidades. 

Burbano tenía velocidad, desequilibrio y pegada por la banda izquierda que tantas alegrías le causó a la afición esmeralda. Cuatro anotaciones con el equipo verdiblanco en la campaña regular, sin embargo, eso no fue todo. 

El colombiano demostró estar a la altura de las circunstancias y su recompensa la obtuvo en aquel 12 de mayo del 2012 con un doblete que regresó a León al lugar que siempre se mereció. 

Enfocado en hacer historia con mucha humildad así logró consagrarse Hernán Darío Burbano que, con trabajo duro y mucho esfuerzo, esfumó todas esas críticas cuando arribó como un total desconocido. 

Con esfuerzo y compromiso, Burbano se convirtió en héroe.

Edwin Santibañez y Eisner Loboa; los dos más grandes revulsivos 

Veteranía, experiencia y mesura en los botines, Edwin Santibañez ingresaba al campo de juego cuando el partido requería las características que siempre ostentó en la liga de plata. 

Santibañez cumplió a la perfección su rol con Matosas.

Con León, logró su tercer y último ascenso en una carrera fructífera por su andar en el circuito de Ascenso en un equipo donde aportó su granito de arena. 

Mientras tanto, la juventud en los botines de Eisner Loboa seguían con la inercia y poderío de un equipo que siempre peleaba más que el rival con agresividad y rapidez en cada línea del campo. 

Loboa cumplió a la perfección su función.

Cuando Montes o Peña no podían más por las bandas, allí entraba la labor de revulsivo de Loboa que cumplió a la perfección su función al cosechar, además, tres anotaciones. 

La consagración de un aguerrido mediocampo

Un total de seis jugadores le dieron forma a un mediocampo verdiblanco que, tiempo después en Primera División, se consagró con un Bicampeonato histórico de la mano de Gustavo Matosas. 

Fue tanta la algarabía que causó el sostén esmeralda que, tres de sus jugadores, fueron parte del proceso mundialista para Brasil 2014: Montes, Vázquez y Peña. 

De los tres, “Gallito” fue el que más destacó con tres encuentros disputados en la Copa del Mundo, mientras que Peña sólo fue un revulsivo y Montes terminó rompiéndose a escasas semanas de iniciar la aventura mundialista.

Llegaron como desconocidos y ahora son reconocidos como lo que son: Leyendas de un Ascenso verdiblanco que jamás se olvidará. Héroes futbolísticos de toda una ciudad.