LIGA DE ASCENSO

Jugadores del León 'botearon' por sus sueldos y lloraron con el respaldo de la afición

'Era gente trabajadora, que con trabajos tenía para su boleto y aún así nos apoyaba”, recuerdan esmeraldas 

La afición panzaverde dio muestras de su amor en un día para el recuerdo.
Escrito en LEYENDAS el

Desde aquella lúgubre tarde del primero de junio del 2002 donde León selló su descenso a la Segunda División del futbol mexicano tras perder la promoción ante los extintos Tiburones Rojos del Veracruz, una sinuosa travesía de 3 mil 633 días comenzó a escribirse en la historia esmeralda. 

Hasta esa noche estrellada del sábado 12 de mayo del 2012, la Fiera sufrió un sinfín de episodios llenos de amargura, pesimismo, frustración y tristeza por una historia que tendía a repetirse cada doce meses. 

Dentro de esos nueve años y once meses se escribieron múltiples historias por contar y, en este artículo, nos tocará reconstruir una de ellas que refleja cómo un recinto inerte puede tomar vida gracias a toda una afición que, unida por un beneficio colectivo, puso de su parte para solucionar una grave problemática. 

Certeza en el juego, incertidumbre fuera de ello

Era el Clausura 2008 y, siguiendo con la inercia del semestre que se había esfumado hace cuatro meses, el Club León llegó al mes de abril con una temporada consistente y poderosa. 

Cinco victorias, tres de manera consecutiva, hacían al equipo de Sergio Bueno, el de mejor momento hasta la Jornada 14 de aquel certamen que, fuera del terreno de juego, estuvo lleno de incertidumbre y frustración. 

León rugió con creces en el Clausura 2008 a pesar de los adeudos. Foto: Mexsport.

Grupo Pegaso, dueño de la institución, estaba en seria crisis económica y, en medio de rumores que apuntaban hacía una probable quiebra, la plantilla sufría en demasía ante el crítico atraso de pagos de su sueldo. 

“Todos los que quieran jugar aquí deben olvidar los temas extracancha, los de contrato y no pueden mezclar una cosa con la otra. Olvídense de toda esa problemática y den todo dentro de la cancha”.

Y así fue, pues aquella remembranza hecha por Sergio Bueno en una entrevista con SoyFiera, se reflejó en un emotivo cotejo ante Correcaminos donde la afición panza verde hizo rugir el Nou Camp con una acción para el recuerdo. 

Domingo 6 de abril: El grito unánime durante la goleada

La afición que se reunió en el Glorioso disfrutó de un recital de su equipo con el 3-1 sobre el equipo Naranja que, a pesar de anotar un gol, no le fue suficiente para competir en medio de un sol de mediodía de abril ardiente y agobiante. 

Sin embargo, más allá del resultado, una acción se quedó grabada para siempre en la historia esmeralda y es el de la afición ayudando a la plantilla durante el momento más complicado del torneo. 

“Los verdiblancos, quienes no cobran desde hace meses, se quitaron las playeras y se las regalaron a las tribunas. Aficionados, identificados como parte de la porra de ‘Los de Arriba’, les entregaron un par de alcancías a algunos jugadores como el zaguero Daniel Amador”. 

La afición no dejó solo a su equipo sino todo lo contrario al apoyarlos de manera económica. Foto: Archivo AM.

Aquel fue el reporte del partido, uno en donde la afición se unió durante varios segundos para gritar hacía el palco directivo una petición urgente: “¡Que les paguen!”. 

Ante esta situación, Javier Mier Ochoa, quien fungía como presidente del equipo, se manifestó acerca de la situación destacando la labor de la afición y prometiendo el pronto pago a los jugadores. 

“Con toda razón reclaman el pago, la afición es solidaria con su equipo y hoy hizo las cosas muy bien, esperemos tener respuesta como nos lo prometieron (Grupo Pegaso). Estamos muy contentos y agradecidos con la afición de que se solidarice”. 

Fueron semanas y semanas de negociación entre ambas partes de la institución. Foto: Archivo AM.

Incluso existen más testimonios acerca de esta victoria que significó la cuarta al hilo para el equipo de Bueno como el de Moisés Negrete quien, a través de su cuenta de Twitter, narró su recuerdo de aquel día: 

“Ese día ganamos 3-0 y todo el estadio se les fue encima y así tal cual, se adaptaron unos botes chileros y recuerdo a Fredy Bareiro recibiendo uno de esos y llorando por el amor de la gente”.

Incluso, años después, el guaraní sigue recordando este gesto con mucho cariño, pues en entrevista con Cancha Política, dejó en claro que siempre lo lleva en el corazón. 

“Tanto yo como mi familia no nos olvidamos de eso, esos gestos los valora mucho uno porque era gente trabajadora, que con trabajos tenía para su boleto y aún así nos apoyaba”. 

Con goles, Barreiro se ganó la idolatría de los panzasverdes en aquel año. Foto: Mexsport.

¿Qué sucedió después?

Al final, tras negociaciones donde hubo comidas incluidas entre los directivos y jugadores respaldados por Sergio Bueno, llegaron a un acuerdo en conjunto: 

  • 9 de abril: Pago de entre dos y cuatro quincenas a todo el plantel. 
  • 22 de abril: Pago de una quincena, solo a un grupo. 
  • 30 de abril: Pago de todos los sueldos acumulados, incluyendo abril. 

Así, la afición logró hacerse sentir al darle vida a un sitio que, a simple vista parece inerte, pero en sí mismo, guarda un enorme espíritu de combatividad ante la adversidad del tiempo. 

Load more...