NOU CAMP

El Nou Camp está de fiesta

Hay fiesta en León. La guarida del deporte leonés cumple 57 años de vida con un sinfín de historias por contar.

Créditos: Mexsport.
Escrito en LEYENDAS el

Hay fiesta en el deporte leonés. Un día como hoy pero de 1967, uniones de concreto que se articularon durante un aproximado de 24 meses fueron expuestas ante las pupilas incrédulas de toda la afición deportiva de León por esa forma distintiva, única y especial que se erigió sobre el icónico Boulevard Adolfo López Mateos. 

Capaz de reunir a 31 mil 297 almas en un mismo espacio, el Estadio León comenzó a escribir su historia de vida la noche del primero de febrero de 1967, cuando Santos de Brasil y River Plate de Argentina se encargaron del primer estallido de júbilo en las gradas del recinto, a donde se pudo acceder con 40 pesos en las dos secciones de sol y con 100 pesos en la sección de sombra, además de una atracción irresistible: promoción de 2x1 para los niños en cualquiera de estas dos localidades.

Campeón de la Copa Libertadores en 1963, reciente campeón de la Primera División de Brasil y reciente campeón del Campeonato Paulista, el Santos de Brasil se robó el protagonismo, pero no solo por lo colectivo, sino también por lo individual. 

En sus filas, un habilidoso, intenso y gambeteador Pelé, figura mundial por su incursión en las Copas del Mundo de 1958 y 1962 con la Selección de Brasil, se encargó de lucir su calidad sobre el sagrado espacio verde del Nou Camp al hacer el gol del empate desde el manchón penal. 

25 mil aficionados presenciaron el triunfo de los brasileños por marcador de 2 a 1, siendo este el inicio de una legendaria historia en la ciudad que es apodada “Capital Mundial del Calzado”. 

Testigo de la elegancia de Franz Beckenbauer y del poderío ofensivo de Gerd Müller en México 70; de la potencia e intensidad de canadienses, franceses, húngaros y soviéticos en México 86; del nacimiento de jóvenes estrellas como Marco Van Basten en el Mundial Juvenil de 1983; de la euforia del quinto título de Liga en 1992; de la incredulidad de una salvación en 2001; del desconsuelo que generó el oscurantismo del descenso en 2002; de la frustración e impotencia de perder las finales de Ascenso en 2002, 2004, 2008 y 2010; de la algarabía de regresar al máximo circuito en 2012; del júbilo del Bicampeonato de la 2013-14; de la rareza de festejar sin almas en las gradas el octavo título en 2020; y de la esperanza de un reconocimiento mundial con la vuelta de la semifinal y la ida de la final de la Concachampions en 2023; el Nou Camp crece y evoluciona. 

Icónico por su historial de leyendas y episodios, cumple 57 años de vida, y aunque sigue a la espera de una minuciosa remodelación, se mantiene estoico ante el inexorable paso del tiempo que ya le ha costado grietas y desgaste en algunas de sus partes. 

Fiel al estilo feroz que pregona una institución que está a punto de cumplir ocho décadas de existencia, el también reconocido como Campo Nuevo de León, seguirá siendo el pretexto ideal para el desestrés, el compañerismo, el amor y la empatía.

Load more...