FEDERICO VIÑAS

Qué más quisiéramos que Viñas hiciera época en León, como lo hizo Boselli

Si el río suena es porque seguro en Europa ya le echaron el ojo a Viñas

Federico Viñas celebra un gol con el León.Créditos: Omar Ramírez
Escrito en LOS EXPERTOS el

Cuando Mauro Boselli cerró su ciclo en el León, afirmé que pasaría mucho tiempo para que su logro pudiera ser superado. 

Y eso que lo que hizo el Matador no terminó como el récord máximo de goles anotados con la playera esmeralda.

Mauro llegó a la Fiera de 25 años de edad y se tardó cinco en labrar su legado de 130 goles. Los motivos que impidieron que terminara su carrera en el cubil ya los sabemos y por estos no podemos hablar de un nuevo líder de goleo histórico en el club leonés.

El último goleador verdiblanco es Ángel Mena, actual jugador del León quien, sin ser ariete, se ha instalado entre los mejores, aunque lejos del Dumbo López y el Matador. Es y será mucho exigirle al ángel ecuatoriano romper una marca de 136 goles.

Cuando arriba un futbolista con un instinto goleador como el de Federico Viñas, aparece la ilusión de tener un romperredes como el que vimos no hace mucho con Boselli.

El Toro charrúa es de esos atacantes que gusta a la afición leonesa, lleno de enjundia y hambre de goles.

A sus 25 años de edad, Viñas bien pudiera echar raíces en suelo leonés e ir avanzando cada vez más al interior del corazón de la afición esmeralda a base de gritos eufóricos de gol, ser símbolo del club como en sus casos también lo hicieron Cardozo con Toluca y ahora Gignac con Tigres. 

Pero Viñas no durará en León, así lo dio a entender el presidente esmeralda y si el río suena es porque ya le echaron el ojo al Toro.

Viñas brilla con luz propia en un equipo que recién enciende algunos focos en el torneo, sería de ilusos pensar que no lloverán propuestas por él.

Es más, podemos asegurar que ni siquiera se acercará a las siete decenas de goles que suma Mena, su actual compañero.

Con vivencias cortas en los tres equipos de su historial,  Fede tiene todo para irse a un mejor fútbol en comparación con el mexicano y sería respetable si quisiera emigrar para intentar comerse el mundo.

Fue genial la sensación que vivimos cuando Boselli llegó a 100 goles en aquel duelo contra Pachuca. Los románticos del balompié siempre pediremos a un goleador identificado por muchos años con los colores de un equipo.

¿Cuándo tendremos en el León otra vez un killer así?, no lo sabemos y se ve lejana esa posibilidad.

Mientras tanto, disfrutemos de Viñas como atacante esmeralda, será muy bonito mientras dure, aunque esto sea por poco tiempo.

@geraslugo en X

Load more...