Víctor Dávila ante Pachuca. MexSport.
Los expertos

Lo bueno y lo malo del León en el empate sin goles con Pachuca

Los Esmeraldas mejoraron ante los Tuzos, pero aún están lejos de su mejor forma

Por: Luis Gerardo Lugo

León.- Se esperaba una mejora sustancial en la Fiera con un mayor número de titulares en el once inicial, más dominio territorial o un gol yéndonos a lo mínimo.

Nacho Ambriz lanzó a la cancha a un cuadro con más lógica en comparación al de la jornada inicial, solo habilitando como lateral por derecha al ‘Avión’ Ramírez y poniendo a Tesillo como defensa por la izquierda, pero los demás estaban en su sitio natural. 

Pachuca vino a jugársela en la primera parte, metiendo presión y puso a la Fiera a sacar agua del pozo, de la sala, del cuarto y de la cocina. Fue en esta primera mitad que el VAR salvó a los de Ambriz del gol en contra pues el VAR también marca el ‘amontonamiento en el área’.

Aunque la Fiera se recuperó en el porcentaje que indica qué equipo gana la tenencia de la pelota, pues terminó con un 56 por ciento, no pudo tener una profundidad consistente que le permitiera estar más en el área enemiga. 

Y para colmo de males, las que tuvo las falló, como esa de Gigliotti que pudo ser la diferencia en el juego. El Puma la tuvo franca, sin embargo, optó por la fuerza y no por la perspicacia con lo que le facilitó el trabajo a Ustari.

En la parte complementaria, los Tuzos ya no fueron los mismos perdiendo fuerza en las piernas y a la Fiera le faltaron unos gramos de creatividad para aprovechar la ligera tendencia a favor que le regalaba el partido. En ocasiones, las ganas no garantizan por sí solas los triunfos y aquí es donde se extrañan a jugadores como Navarro, Mena y Yairo, que con genialidades han cambiado el destino de una buena cantidad de cotejos.

Se salva Poncho Blanco

Rescatable lo de Alfonso Blanco. El arquero suplente que esta vez fue titular, promedia un gol en contra en sus últimos 360 minutos jugados defendiendo el marco del León.

Tal vez se dirá que esa cortina la bajó contra Juárez, San Luis, Mazatlán y Pachuca, pero un cero siempre será valioso para un portero cuando este realiza intervenciones oportunas, como las tuvo Poncho ahora en la jornada dos.

Lo malo para Blanco es que tiene a Rodolfo Cota por delante y volverá a la banca. 

Y si podemos hablar de algo bueno, es que la Fiera llegará a dos años sin perder en casa durante la etapa regular. Si debemos hablar de algo malo, dos partidos sin anotar resulta raro en este equipo.

Nacho Ambriz vierte una cubetazo de paciencia sobre su equipo, aunque el tiempo avanza y viene un compromiso importante frente a Monterrey en la Sultana, un terreno que se le ha complicado a la Fiera.

TEMAS

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar