Emmanuel Gigliotti entró como relevo en Puebla.

Los pecados del León que le costaron la derrota en Puebla

Por: Luis Miguel Guerrero

La lógica dice que La Fiera debería avanzar a la semifinal el próximo domingo

Puebla y León se enfrascaron en un típico partido de ida de liguilla. Cerrado, trabado en el medio campo, y con pocas oportunidades de gol, el encuentro fue de más a menos, siendo la escuadra camotera la que obtuvo mejores dividendos.

Nicolás Larcamón, que ya sabe cómo hacerle daño al León, jugó con el librito: sobrepobló el medio campo y ordenó la presión alta que tanto incomoda a La Fiera desde los tiempos de Ambriz.

El espíritu combativo que el argentino le ha imprimido a su escuadra -contrastante con la pasividad del León- obtuvo el justo premio con la anotación de Araújo, misma que le da la ventaja en el global. 

Por su parte, la propuesta de Holan fue conservadora. El argentino, a sabiendas de que aún quedan noventa minutos en la vuelta, sacrificó el ataque anteponiendo el orden defensivo, e intentó que su equipo controlara -sin buenos resultados- la mitad de la cancha. Desafortunadamente para la causa esmeralda, Puebla se encontró con el gol de la victoria hacía el final del encuentro. 

Los ingresos de Fernando Navarro y Emmanuel Gigliotti de poco sirvieron. Ambos elementos aportaron muy poco al frente, y si somos estrictos, un falta fingida por Navarro dio inicio al contragolpe poblano que concluyó en el gol del triunfo.

Con el marcador en contra, el León -como en muchos momentos de la temporada regular- se desdibujó totalmente. El orden del cuadro bajo se fue a la basura, y el equipo verdiblanco volvió a ser una escuadra chata y sin profundidad.

La moneda sigue en el aire, y aunque el globlal favorece a los de La Franja, la lógica dice que La Fiera debería avanzar a la semifinal el próximo domingo. Eso sí, siempre y cuando los Verdes se dediquen a hacer lo que saben.

TEMAS

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar