En cuatro partidos, León no ha recibido gol en tres y ahora venció a Pachuca como visitante. Foto: MexSport

Pocos goles en cuatro partidos, pero León ha sumado siete puntos

León volvió a ganar con la diferencia de un gol, pero dos tantos han representado seis puntos. 

Avatar del

Por: Luis Gerardo Lugo

Pachuca, Hidalgo.- Nacho Ambriz se dio cuenta que contra Pachuca no era necesario el delantero en punta, pero sí una decisión firme para reanimar el dinamismo, abrir espacios y motivar el empuje. 

Sacó a Gigliotti y todo cambió. No se trata de encajarnos contra el atacante argentino, pero dadas las circunstancias del partido, no se requería un puma sino puras fieras. 

Fue entonces que en la cancha hubo otro León. Montes comenzó a mover el balón, a ser ese encarador que reta a dos rivales a la vez y con eso provocó la reacción de Campbell y Meneses, los dos que quedaron más adelantados. 

A Yairo Moreno le correspondió dar el brochazo final para pintar un triunfo que se resolvió cuando ya se perfilaba el duelo a su recta final. Recorte dentro del área y definición de altura. 

No fue un juego perfecto de la Fiera, pues volvió a tener lapsos de vacío futbolístico, sobre todo en la primera parte donde ambos equipos fueron solo esgrimistas sin peligro alguno. 

Dos goles en cuatro partidos saben a poco cuando este mismo León acostumbró a darse festines en la red enemiga. Sin embargo, el par de goles equivalen a seis puntos que permiten que los Esmeraldas no se rezaguen después de cuatro jornadas. 

Ante los Tuzos, adelantar al ‘Takeshi’ y a Joel fue un recurso que surtió efecto, pero sabe Nacho Ambriz que no es la solución al problema que tiene en el eje del ataque y que debe resolver antes de que se venga el Tijuana para la fecha cinco.

TEMAS

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar