CLUB LEÓN

3 juegos históricos de León donde aficionados dicen que ‘se vendieron’

Múltiples son los episodios de dudas e incertidumbre que ha vivido el Club León a lo largo de sus casi ocho décadas de vida.

León y los juegos donde 'se vendieron'.Créditos: Especial.
Escrito en NOTICIAS el

Cuando el equipo gana, el aficionado celebra y no calla; cuando el equipo pierde, el aficionado reclama y no calla. 

En la existencia de ambos ejemplos, los fanáticos demuestran que son el motor del futbol, que es deporte pero también negocio, y es por esta última razón que las suspicacias se acrecientan cuando el equipo de las glorias y las desilusiones, del paroxismo y del insomnio, pierde un juego determinante en su historia. 

Parte del sistema de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) desde su nacimiento en 1944, el Club León no ha estado exento de este tipo de situaciones. La afición, presa del sufrimiento e impotencia de saberse derrotada sobre la cancha, adopta reiteradamente el papel de ‘Fiera’ y resuena en las gradas con porras que son metáforas de un sonoro rugido donde se apela a la pérdida del compromiso, de la disciplina y, sobre todo, del amor por el escudo. 

Foto: Omar Ramírez.

Sin embargo, ha sido tanta la tristeza que se han superado los límites en cuanto a suspicacias se refiere y se ha escuchado la consigna unísona de “Se vendieron” y “Vendidos”. 

Por ser tan fundamentales en la construcción de la grandeza del equipo que representa a una ciudad que, en el día número 20 del 2024, celebrará 448 años de vida, recordamos esos juegos donde la duda y la incertidumbre siguen imperando en la mente de los aficionados, aún y cuando ya se hayan cumplido varias décadas de su acontecimiento. 

La semifinal de 1993

Tras conseguir la quinta estrella de su historia un año antes, la Fiera de Vucetich consiguió la continuidad de uno de los mejores planteles en la historia del equipo con ‘Chato’ Ferreira, Turrubiates, Castañeda, Murguía, Coyote, Marqinho, Ayipei y Tita, entre otros. 

Con 47 puntos y 64 goles anotados en 38 fechas, llegaron a la Liguilla como uno de los principales candidatos a levantar el título de la temporada 1992-93 tras terminar en el segundo lugar y soñar, aún más, con el logro del Bicampeonato. 

Los 4tos de Final ante Tigres UANL fueron un paseo: 2 a 0 en la ida y 4 a 2 en la vuelta, provocaron un apabullante 6 a 2 en el global que, sin problemas, les dio su pase a las semifinales ante el Atlante de Ricardo Antonio Lavolpe.

Pero fue en esa fase, desde la ida, donde el control se perdió para los verdes con una ida empatada por la mínima y, por si fuera poco, la expulsión de Vucetich por reclamar. 

Ya en la vuelta, que se disputó el domingo 23 de mayo de 1993, en medio del sol que iluminó con creces el pasto del Nou Camp, la frustración aumentó: León dominó todo el primer tiempo, pero solo una anotación se concretó gracias a la astucia de Tita.

El mismo ‘10’ complicó las cosas, pues de acuerdo a reportes, ya venía con molestias del muslo izquierdo que lo orillaron a descansar lunes y martes de esa misma semana, y aunque pudo jugar varios minutos en la ida, solo pudo disputar 20 en la vuelta. 

Andrade y Castañeda en la disputa de una aguerrida semifinal. Foto: Mexsport.

Sin siquiera llegar a la media hora del cotejo, ‘Vuce’ modificó su planteamiento con el ingreso de Zé Roberto, pero la anotación simplemente no llegó y, ya en el complemento, con un empate mínimo que duró más de 70 minutos, el doblete del ‘Travieso’ Guzmán y la expulsión de Turrubiates, apagaron la vela de la esperanza verdiblanca. 

30 años después de esa dura eliminación, los aficionados siguen considerando “raro” el desarrollo de las acciones por la salida de Tita, la expulsión de ‘Turru’, el nulo dominio de León en el segundo tiempo y el rompimiento entre la directiva presidida por Roberto Zermeño y el cuerpo técnico de Vucetich, siendo este último quien, un mes después, llegó al banquillo de los Tecos UAG

La disputa fue certera y complicada y León terminó por perderla. Foto: Mexsport.

La Final de Ascenso en 2004

El súper liderato del Clausura 2004 con 39 puntos y 42 goles a favor, desató en la afición esa ilusión de poder regresar a la Primera División de México tan solo dos años después de haber descendido. 

Con el 4 a 2 ante Tigrillos Coapa, el 7 a 4 sobre Leones de Morelos y el 2 a 1 frente a Dorados de Sinaloa en la final de ese primer semestre, la Fiera se catapultó a su segunda Final de Ascenso al hilo contra el mismo equipo de Culiacán, que fue el campeón del Apertura 2003 tras vencer en 7 a 6 en la final a Cobras de Ciudad Juárez. 

El plantel de la Fiera en el Clausura 2004. Foto: Mexsport.

En el primer partido, Diego Perrone y Luis Romero se encargaron de impulsar el momento anímico verdiblanco, pues empataron el duelo 2 a 2 tras jugar con desventaja de dos goles durante todo el complemento. Eso suponía la motivación necesaria de meterse al siempre difícil Estadio Carlos González y González y lograr el sueño de ascender. 

Sin embargo, ‘Recodo’ Valdez abrió la pizarra con el cronómetro marcando los 16 minutos y un León aturdido. A pesar de que Juan Guerra respondió con el empate a los siete minutos de la segunda mitad, Roberto Domínguez puso el tanteador definitivo con el 2 a 1 de cabeza al 20’. León ya no pudo reponerse y se marchó con la guillotina deportiva de saberse equipo del Ascenso por tercer año consecutivo. 

19 años después, la actuación de Cirilo Saucedo y su inmediata partida a los Dorados de Sinaloa justo después de perder la final, provocan el recuerdo lleno de dudas acerca de esa noche del domingo 6 de junio del 2004. 

Cirilo y su actuación en la Gran Final. Foto: Mexsport. 

La Final de Ascenso en 2008

Sublíder de su grupo y de la clasificación general, la Fiera de Sergio Bueno arrasó en el Clausura 2008 con un torneo de 33 puntos y 45 goles a favor que, sin problemas, lo clasificaron a la Liguilla. 

Por si fuera poco, la dupla Bareiro y Romero se erigió como la más productiva de la Segunda División de México. Con 17 goles para el paraguayo y siete más para el mexicano, ambos se involucraron en un total de 24 de las 45 dianas de la Fiera en 17 fechas, lo cual arrojó un porcentaje del 53.33%

Bareiro y Romero fue la dupla de ensueño en el Ascenso. Foto: Mexsport.

Ya en la fase clasificatoria, el 3 a 1 frente a Cruz Azul Hidalgo, el 3 a 2 sobre Alacranes de Durango y el 3 a 2 ante Dorados de Sinaloa, le otorgaron la dicha a la Fiera de ser los campeones del Clausura 2008. 

Esto, a su vez, significó su clasificación a la Final de Ascenso contra los Indios de Ciudad Juárez, aquellos que los eliminaron en las semifinales del Apertura 2007 y, a la postre, se hicieron con el cetro mayor con un contundente tanteador global de 7 a 0 sobre los Dorados de Sinaloa. 

Pero la Fiera se cayó desde la ida con la solitaria anotación juarense de Carlos Casartelli, quien obligó a los verdes a salir a ganar desde el primer segundo de la vuelta. 

Tomás Quiñones se encargó de acrecentar la ilusión de los suyos con su golazo al 22’, pero David Stringel al 58’ y Nelson Sebastián Maz al 71’, se encargaron de diluir dicho sentimiento con una ventaja de dos goles en el marcador global. 

Sobre el final, apareció un técnico Fredy Bareiro, quien con una vistosa media vuelta, perforó las redes al 84’, pero ya fue complicado conseguir el empate y los verdiblancos vieron el festejo del Ascenso de los fronterizos gracias a una vuelta de 2 a 2 y un global de 3 a 2. 

15 años después, la aparición de Bareiro en el cotejo 114 minutos después de iniciada la serie y la ausencia de Romero en los 120 minutos de la misma, siguen generando la aparición colectiva de la palabra “vendidos” en el recuerdo de este aciago cotejo. 

De un momento a otro, por su ausencia en el juego más determinante del año, se olvidaron los dos goles de ‘TNT’ y los tres de Bareiro en esa misma Fase Final, y más allá, el olvido de sus 56 goles (26 de Romero y 30 de Bareiro) en conjunto durante solo dos torneos. 

Así es el futbol.

Load more...