El León del Invierno 2001.

El extécnico del León acusado de enriquecerse con traspasos de futbolistas

Por: Néstor Galindo

Ordenan embargar sus bienes por, entre otras cosas, oscuras comisiones por los fichajes

El argentino Carlos Babington dirigió al Club León en dos etapas, en 1998 y 2001-2002, este último el ciclo futbolístico que terminó en el descenso de la Fiera, bajo la administración de Roberto Zermeño y Carlos Ahumada.

Babington, apodado El Inglés, fue contratado por Zermeño para tratar de librar el descenso, pero por malos resultados y problemas con la directiva, sólo estuvo unos meses en el banquillo y fue sustituido por Efraín Flores.

Carlos Babington con León en 2001.
Carlos Babington con León en 2001.

Tras su fallida aventura por México, Babington volvió al futbol de su país, específicamente al Club Huracán, al que ya había dirigido y en el que también jugó.

A finales de la década antepasada llegó a la presidencia del club, cargo que dejó en 2011 con fuertes acusaciones de corrupción y ahora el caso ha brotado, con una orden para embargar parte de los bienes de Babington y para volverlo a investigar por traspasos fraudulentos.

En total, la Justicia de Argentina pide un embargo por 40 millones de pesos argentinos (unos 426 mil dólares u 8.5 millones de pesos mexicanos).

'No puedo ni ir a la cancha'

En abril, en una entrevista con Infobae, Babington reconoció el dolor por estas acusaciones de fraude en Huracán, donde jugó, fue entrenador y presidente.

"Sin soberbia, pienso que en la historia de Huracán no hay nadie con mi trayectoria y no puedo ir a la cancha. Pero lo que nadie va a cambiar es que Huracán y yo somos algo que no se va a poder romper nunca y eso me lo llevo a la tumba, porque antes que nada fui hincha. Creo que merezco otro reconocimiento, pero las cosas se dieron así”.

Extrañas comisiones

Según reporta el Diario Olé de Buenos Aires, entre los traspasos más sospechosos están los de César Montiglio, Carlos Quintana y Luciano Nieto, negociados por Babington entre 2009 y 2010.

Según la investigación, César Montiglio llegó a Huracán en un préstamo a cambio de 50 mil dólares, pero el jugador se llevó una comisión de 38 mil dólares (el 75% del traspaso), lo que la Justicia considera inverosímil.

En el caso de Carlos Quintana, un defensa que llegó desde Lanús, se descubrió que este equipo lo cedió sin costo, pero la directiva de Huracán reportó haber pagado 700 mil pesos por el pase (unos 130 mil dólares actuales o 2.6 millones de pesos mexicanos).

Finalmente se investiga la venta de Luciano Nieto a un grupo de inversionistas que pagaron una cifra millonaria, pero ese dinero no fue reportado al Club Huracán y se presume que se “perdió” en el manejo de los directivos y promotores.

Así, Babington y uno de sus hijos,también exdirectivo, enfrentan la investigación y si son hallados culpables, podrían pisar la cárcel.

No puede ni llevar a su nieto al estadio

Hoy, Babington no puede ni acercarse al estadio de Huracán, por temor a los reclamos que considera infundados.

"Cuando me cruzo con la gente del fútbol, siento un reconocimiento, pero me molesta que quizá pase por Parque Patricios (el estadio de Huracán) y alguno me grita ladrón. La impotencia es por la injusticia de algo que está distorsionado. Ahora lo que más me duele es no poder llevar a mi nieto a la cancha por temor a pasarla mal”.

TEMAS

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar