CLUB LEÓN

¡Amor y amistad! Las mejores parejas en la historia del Club León

A lo largo de sus 79 años de vida, la Fiera ha visto cómo varias parejas han forjado su grandeza sobre el terreno de juego.

Créditos: Especial.
Escrito en LEYENDAS el

¡Feliz Día! A propósito de una nueva celebración de San Valentín, en SoyFiera nos pusimos a investigar muy a fondo los 79 años, cinco meses y 23 días de vida del Club León en busca de una recopilación especial. 

Y es que, a lo largo de múltiples generaciones, han existido duplas explosivas que han hecho brillar a toda la afición, ya sea provocando o previniendo los vítores de gol en las tribunas. 

Tras una larga travesía, la decisión está tomada y, a través de este texto, te presentamos la recopilación de las mejores parejas en la historia del Club León, sin importar si se trató de algo efímero o inestable. 

Battaglia y Montemayor

Considerado uno de los capitanes más grandes en la historia del club, Montemayor se encargó de engrandecer la química defensiva que tuvo con Battaglia a base de campeonatos. 

Tres títulos de liga, dos Campeón de Campeones y una Copa México, además de la distinción de ser el primer Campeonísimo en la Primera División de México, fueron las hazañas que hicieron eterno el recuerdo de una de las mejores parejas centrales que ha tenido la Fiera en toda su historia. 

Pero no todo quedó en el sagrado espacio verde, pues el fuerte vínculo que enalteció el palmarés del club, se trasladó a la vida cotidiana, donde se convirtieron en grandes amigos y, cariñosamente, llegaron a referirse como ‘compadres’. 

Tita y Marquinho

A través de un buen golpeo de pelota y una sorpresiva visión de campo, Tita y Marquinho comandaron una de las mejores contenciones en las casi ocho décadas de vida de los esmeraldas. 

Campeones en la 91-92, ambos forjaron un entrañable vínculo que los llevó a reunirse de nuevo, cara a cara, en el 2011, cuando Tita dirigió a la Fiera y Marquinho lo acompañó como su auxiliar técnico. 

Solvencia, calidad y fortaleza física caracterizaron a esta mancuerna de brasileños que, aún y cuando hayan pasado más de 30 años, la afición recuerda y añora con muchísimo cariño. 

Foto: Estadios de México.

Espinoza y Medford

Un mexicano y un tico brillaron en el ataque esmeralda durante la icónica temporada del Invierno 97, donde a pesar de que se perdió la final ante Cruz Azul, es icónico por el rendimiento de ambos jugadores. 

Las muestras más claras de su entendimiento y química están en los goles de las vueltas de semifinales y final ante América y Cruz Azul, respectivamente. 

En ambos, Medford dio muestra de su capacidad de reacción al tocar de forma excelsa la pelota para Espinoza, quien de manera precisa y exacta, sacó a relucir su calidad con los botines. 

Aunque no lograron levantar un título de liga, el recuerdo sigue nítido en los aficionados panzasverdes cada que sus nombres vuelven a ser tema de conversación. 

Romero y Bareiro

‘TNT’ y Fredy, mexicano y paraguayo, irradiaron de ilusión a toda la afición en el oscurantismo de la Segunda División de México.

Con dos torneos donde la producción estuvo arriba de las 10 anotaciones, Romero y Bareiro se erigieron como la pareja más productiva en toda la historia del León en la Liga de Ascenso. 

Contabilizando un total de 56 goles, donde ‘TNT’ colaboró con 26 y Fredy con 30, su producción quedó en el olvido al perder la final por el ascenso del Clausura 2008. 

Foto: Mexsport.

Burbano y Loboa

Artífices del regreso de la Fiera al máximo circuito por su velocidad sobre las bandas, los colombianos mantuvieron vivo el brillo de su luz con la obtención del Bicampeonato. 

Llegaron juntos y se fueron de la misma manera, y es que, al parecer, no existía una manera distinta de separar sus caminos. Mientras Loboa se despidió con seis goles y siete asistencias en 94 juegos, Burbano hizo lo propio con 19 goles y 24 asistencias en 169 oportunidades. 

Burbano y Loboa celebrando un gol en el ascenso. Foto: Mexsport.

Peña y Montes

Desconocidos en el ascenso pero reconocidos en la primera división gracias al Bicampeonato, ‘Gullit’ y Montes es la pareja de mexicanos más recordada en el mediocampo verdiblanco. 

Distintas son las fotos en las que se les puede apreciar juntos en el forjamiento de una amistad que fue más allá de simples 90 minutos de juego. 

Aunque Peña decayó en su nivel por problemas extracancha, su peligrosidad junto a Montes fue el sello característico del Bicampeonato y las estadísticas refuerzan el argumento:

  • ‘Gullit’: 7 goles y 5 asistencias. 
  • ‘Chapito’: 5 goles y 6 asistencias. 
  • Total: 12 goles y 11 asistencias. 

Nacho y Rafa

Efímero e intenso como un amor de verano, González y Márquez también rimaron sobre el terreno de juego. La química, difícil de alcanzar y solventar en el futbol, se reflejó en la zaga central. 

Veteranía fue el sello característico de la central titular del Bicampeonato, una que se hizo presente en la figura de Nacho, quien se ganó el apodo de ‘Corazón de León’ gracias a sus dos goles en la vuelta contra América y Tuzos. 

Aunque Rafa salió del club una vez comenzado el Apertura 2014, su huella en el balompié mexicano es inolvidable y, junto a González, su recuerdo se mantiene nítido en la memoria de los panzasverdes. 

Boselli y Britos

‘Matador’ y ‘Pelu’ se hicieron de un lugar especial en los corazones verdiblancos por su efímera pero intensa historia como pareja en el ataque. 

Aunque las lesiones alejaron al uruguayo, la amistad entre ambos es innegable y su contribución en la temporada del ‘Bi’ jamás se olvidará. 

  • Boselli: 14 goles y dos asistencias. 
  • Britos: 3 goles y dos asistencias. 
  • Total: 17 goles y cuatro asistencias.

Load more...