MUNDIAL DE CLUBES

Darco y el amor eterno del Club León que no conoce fronteras: “Estoy viviendo un sueño”

Desde la infancia, el destino pintó de verdiblanco su espíritu y ahora, en su adultez, la vida lo pone en Arabia Saudita para apoyar a su Fiera en el Mundial de Clubes.

Créditos: Cortesía.
Escrito en LA BARRA el

Son pasadas las diez de la noche del lluvioso domingo seis de junio del 2004 cuando ve cómo un sinfín de lágrimas recorren las mejillas de su padre sentado frente a un aparato tecnológico: es un televisor, allí donde en la figura de un marcador electrónico, que apenas se distingue, está la razón de ese doloroso llanto: Dorados 2-1 León. 

La Fiera, esa que se erigió como el mejor equipo del torneo regular con 39 puntos y 42 goles a favor, cometió el pecado de perder su segunda final de Ascenso al hilo, y sometido a la guillotina deportiva, la condena de cumplir su tercer año en la Segunda División de México. 

En la mente de aquel joven de la playera verdiblanca más actual que se podía encontrar en el mercado, pasaron los recuerdos de aquellos jugadores de Primera División que trazaron el camino de su afición: David Comizzo, Missael Espinoza y Hernán Medford.

“No lo dimensionaba del todo, pero con el tiempo me di cuenta lo que representa León. Vivimos bastantes cosas con este equipo en el ascenso porque fue cuando más fuimos a apoyarlo. Junto a mi familia, éramos los primeros en llegar y los últimos en irnos”. 

19 años, seis meses y cinco días después, la remembranza de aquella final y de las posteriores penurias que cimentaron la historia de gloria del equipo de sus amores, llegan con emotividad a la mente y corazón de Darco. Y lo hace de la misma manera en la que nació su irrompible relación: temprano; para ser exactos, a las cinco de la mañana con once minutos del lunes 11 de diciembre del 2023. 

Desde pequeño, su pasión por la Fiera le otorgó grandes recuerdos. Foto: Cortesía.

El apoyo que no conoce fronteras

Su voz, que aleja el bullicio del Aeropuerto Internacional del Bajío, resuena en los oídos con un tono de emoción y, al mismo tiempo, de esos infaltables nervios que se presentan cuando se está a punto de hacer historia: viajar a Arabia Saudita para apoyar al Club León en su primer Mundial de Clubes. 

“Desde el 2013 me ha tocado recorrer todos los estadios de la Primera División y también de Segunda cuando se jugó la Copa MX: Oaxaca, Chiapas, Tijuana y Celaya”. 

“Después, de forma internacional, yo no tenía visa y me tocó sacarla para el partido del 2020 contra Los Ángeles FC y tengo muy presente cómo se burlaron de nosotros”. 

A pesar de la llegada de la pandemia, su intención de viajar junto a la Fiera no se esfumó y volvió al pasar de su vida por carretera y aire gracias a sus travesías por países como Guatemala, Panamá y Los Ángeles, siendo este último donde pudo gritar, llorar y festejar el primer título internacional en la historia del deporte leonés. 

En Centroamérica y cualquier parte del mundo, Draco no cesa en el apoyo de su club. Foto: Cortesía.

Sin embargo, entre todos estos viajes a distintas latitudes del mundo, existe ese único y especial que resalta entre todas las experiencias como viajero futbolero. 

“Yo nunca había visto campeón a mi equipo en Primera División, mi familia me contaba del título del 92 y en el 97 era un niño, y por eso, ese diciembre del 2013 cuando se jugó la final ante el América en el Azteca, es muy especial porque hasta perdí mis exámenes finales de la universidad”.

“Fue muy gratificante ver todo ese ambiente, ganar en el estadio más grande del país y ver cómo sus propios aficionados no se lo podían creer. Así es el futbol y, a partir de allí, me di cuenta que esto de viajar era para mí y ya no lo podía dejar”. 

La dulce primera vez

Porque hasta en lo rutinario puede existir una primera vez, Darco lo aclara con su sentir acerca de visitar un país totalmente diferente en cuanto a costumbres, tradiciones e idioma se refiere. 

“Yo este viaje lo espero como aprendizaje total, si bien será algo totalmente diferente, no le tengo miedo a nada porque gracias a León hemos vivido muchas experiencias para toda la vida”. 

Con una parada en Turquía y una planificada en Egipto, espera conocer junto a sus acompañantes algunos recintos históricos como estadios de futbol, el cuerpo de agua salada llamado Mar Rojo y algunas pirámides. 

“Vamos abiertos a conocer todo, a ponernos el turbante, a vestirnos como ellos y comer como ellos porque solo así conoces la cultura de otros países”. 

La pasión por los verdes que se refleja con pintura sobre el concreto. Foto: Cortesía.

“Ser Fiera Es Un Orgullo”

A punto de estar a más de 13 mil 500 kilómetros alejado de su tierra natal, el enamoramiento por el equipo y las amistades que deja, se acrecienta en ese preciso momento donde se da cuenta de todo lo vivido. 

“Sentir cómo te gritan ‘zapatero’ en un intento de insulto o escuchar Caminos de Guanajuato en otras latitudes, hace que te crezca el pecho por el orgullo de ser de León”. 

Parte de Los Locos de Arriba (LDA) y agradecido por el incondicional apoyo de su esposa en cada una de sus aventuras por México y el extranjero, Darco se despide de la charla treinta y cuatro minutos después de haberla comenzado, no sin antes expresar su sentir justo momentos antes de emprender una aventura inédita en su vida como aficionado del Club León.

“Lo más emocionante de este viaje es ir al otro lado del mundo, siempre me lo imaginé, pero jamás pensé que fuera a hacerse realidad: estoy viviendo un sueño”.

¿POR DÓNDE VER EL MUNDIAL DE CLUBES 2023 EN ARABIA SAUDITA?

Load more...